Blog

García Ramos

García Ramos denuncia que Marruecos pretende consumar unilateralmente su expansión hacia aguas territoriales canarias y del Sahara

El diputado del Grupo Nacionalista Canario, Juan Manuel García Ramos, ha denunciado esta mañana que Marruecos, en plena crisis del coronavirus, pretende consumar su expansión hacia el sur con la publicación en el Boletín Oficial del Reino de las dos leyes que en su día aprobó en Consejo de Gobierno y que luego ha tramitado y ratificado en su Parlamento.

Se trata del proyecto de ley 37.17, que modifica y complementa la norma del 2 de marzo de 1973, que fija el límite de las aguas territoriales; y el proyecto de ley 38.17, que modifica y complementa la Ley 1.81 que establece la zona económica exclusiva de 200 millas náuticas frente a la costa marroquí), aguas que delimitan su territorio ilegalmente dado que pertenecen al Sahara y que además se solapan con la jurisdicción de las aguas canarias.

Mediante esta publicación, “Marruecos pretende consumar su expansión hacia el sur, extendiendo su dominio a las costas oceánicas que van desde Tarfaya a La Güera y delimitando desde esos puntos cardinales las consiguientes aguas territoriales (12 millas náuticas), la zona económica exclusiva (200 millas) y la plataforma continental, lo que en resumidas cuentas significa abarcar 350 millas náuticas hacia el Atlántico”, explicó el diputado.

Con esa nueva expansión se anexionarían buena parte de las aguas de las Islas Canarias si no frenan tales ambiciones o, en el mejor de los casos, si no se opta por un acuerdo para trazar una mediana entre esa arbitraria ocupación marroquí de la costa sahariana y los derechos de nuestro Archipiélago. “Todo ello sin dejar de denunciar que estaríamos negociando con el que se dice dueño de algo que no le pertenece”, aclaró.

La aprobación hoy de estas dos leyes, y su publicación en el BOE marroquí, “es una nueva tomadura de pelo de la diplomacia del país vecino llevada a cabo además cuando el Estado español muestra una debilidad institucional manifiesta y que, desde luego, está volcado en resolver el drama que ha supuesto la pandemia del coronavirus, con cifras escalofriantes de muertes y de infecciones que no paran de crecer”, lamentó García Ramos.

“No queda sino lamentar este nuevo paso del Gobierno de Marruecos y esperar que las organizaciones y los tribunales internacionales pongan en su sitio tal ilegalidad manifiesta de un país que se ha acostumbrado a avanzar en sus expansiones, a base de negar las resoluciones de la ONU y las sentencias de los tribunales europeos”, concluyó.

Barragán

Barragán lamenta que el Estado no cubra las demandas de material sanitario que tiene la Comunidad Autónoma

El portavoz del Grupo Nacionalista Canario, José Miguel Barragán, ha lamentado esta mañana tras su reunión con el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, “que el Estado no sea capaz de cubrir las demandas de material sanitario que tiene la Comunidad Autónoma”.

Canarias necesita cuanto antes una dotación suficiente para garantizar la atención a los enfermos y proteger al personal que es el colectivo más afectado en Canarias por esta pandemia.

En ese sentido, y según  anunció el presidente a los portavoces, “esta semana llegará más material que ha contratado directamente el Gobierno autónomo y está a la espera de que se puedan activar otros medios para una llegada masiva de recursos que contribuya a la lucha contra el COVID 19, antes de la semana que viene”

Esta situación de desabastecimiento está dificultado una correcta atención a los enfermos, en una situación que se agrava en los centros sociosanitarios, de atención a mayores y a personas con discapacidad, “como ya pusimos en evidencia la semana pasada”, situación que requiere de un plan de actuación y coordinación inmediato para que nuestros mayores no se vean afectados.

Por otra parte, y ante la publicación del Real Decreto que restringe aún más las actividades profesionales que se puedan desarrollar, José Miguel Barragán “lo consideró adecuado si hay datos que aconsejan esa decisión pero sí pide, especialmente al Gobierno del Estado, que no legisle pensando solo en el territorio peninsular, porque nuestra industria y pequeñas empresas están muy mediatizadas por nuestro componente insular y fragmentado”.

Asimismo, debemos ser conscientes de las consecuencias que estas medidas incidirán en la solvencia de los autónomos, “debemos ser firmes para luchar contra la enfermedad pero evitar que todo nuestro tejido económico colapse”, y  hay que ser conscientes de que si los autónomos no tienen ingresos “ni pueden garantizar empleos ni pueden mantener la actividad”.

En ese sentido entre las últimas medidas propuestas por Coalición Canaria se contemplaba la suspensión temporal de impuestos y cotizaciones, ya que no es suficiente un aplazamiento de los mismos cuando el principal problema que se encuentran hoy las pymes y los autónomos es un descenso, en algunos casos hasta el cero, de su facturación.

A su vez, se necesita mantener la flexibilidad interna laboral de las empresas de tal forma que la Seguridad Social cubra las bajas de los autónomos y de sus trabajadores desde el primer día y que no se vean obligados a pagar su cuota de la seguridad social hasta que no puedan retomar su actividad.

Sobre la decisión anunciada el pasado viernes, y recogida el sábado en el BOE, de prohibir los despidos durante la duración de esta crisis sanitaria, se propuso una revisión de la medida porque con su carácter general deja fuera “muchas casuísticas” que pueden suponer no ya la pervivencia o no del empleo; sino de la propia empresa.

 

García Ramos

Opinión. Estadolatría

.- Juan Manuel García Ramos

A medida que avanza la pandemia del coronavirus por las democracias occidentales más se acrecienta lo que vamos a llamar la Estadolatría, la confianza en que el Estado nos resuelva todos los problemas sanitarios, sociales, económicos y hasta emocionales, surgidos tras la toxina surgida en Wuhan en diciembre del pasado año.

De pronto, caemos en la cuenta de que Francis Fukuyama tiene cada vez menos razón desde que nos recordó en 1989 aquello de que la historia se había terminado porque la democracia liberal, el Mercado, había acabado con el Estado, con los regímenes comunistas.

Y ha sido el filósofo esloveno tan de moda, Slavoj Zizek, quien se ha anticipado a comparar el momento que vivimos en las democracias occidentales con el modelo comunista al que tendrán que deslizarse aquellas democracias al menos por cierto tiempo: «No se trata de un sueño oscuro, sino de ponerle nombre a lo que ya está sucediendo. El Estado debe asumir un papel mucho más activo, organizando la producción de lo que se necesita con urgencia, como mascarillas, kits de pruebas y respiradores, usando hoteles y otros centros turísticos, así como garantizar la máxima supervivencia de todos los nuevos desempleados», esas vidas no deberían dejarse en ningún caso a merced de meros mecanismos del mercado.

Inundados de noticias durante las últimas semanas, una de esas novedades sobresale: la China comunista, sí comunista, ha resuelto mejor que las democracias liberales occidentales la incidencia de la pandemia en su multimillonaria población, con menos bajas, incluso, que algunos países europeos con demografías muy inferiores. Solo la ciudad china donde surgió el desgraciado hallazgo de la Covid-19, Wuhan, tiene un censo de once millones de habitantes.

En este sentido, estamos de acuerdo con el filósofo español José Antonio Marina cuando nos recuerda que, anestesiados por un estado de bienestar en declive, solemos confiar por pereza que el Estado nos resolverá todos los problemas, pero el reto ahora es demostrar que las democracias liberales pueden ser tan eficaces como la comunista y autoritaria China en procurarnos cuidados sanitarios, seguridad laboral y un futuro no tan negro como el que está alojado en nuestras lógicas incertidumbres actuales.

De la Unión Europea mejor ni hablar. Los burócratas de Bruselas nos han recordado una vez más que no solo no pudieron impulsar la configuración de una verdadera Comunidad política, social y económica continental, tras el fiasco del Tratado de una Constitución europea en 2005, tras los referendos fallidos de Francia y de Holanda, sino que en las dos últimas crisis, la financiera de 2008 y esta de 2020, no han tenido reflejos necesarios para reaccionar a una mínima altura de los serios acontecimientos que los han sorprendido. Y, por si fuera poco, de nuevo los ricos del norte de la UE y los pobres del sur, vuelven a enfrentarse a la hora de repartir cargas solidarias de los gastos mastodónticos que nos va a ocasionar este cataclismo de enfermedades. Cuando los países del sur han solicitado la emisión de bonos, de eurobonos, para compartir esos gastos entre todos los veintisiete miembros de la UE bajo el paraguas de la moneda común, han encontrado la negativa de Alemania y de la llamada liga hanseática. Es decir, cero de solidaridad.

Volvemos al Estado, a la Estadolatría,  a las posibles soluciones que cada Estado pueda procurarnos. Y en la España de nuestros días nos encontramos con quienes nos encontramos. Es decir, otra vez, dios nos coja confesados.

 

Coronavirus

CC-PNC-AHI muestra su preocupación por la situación en las residencias de mayores y de discapacidad en esta crisis

El Grupo Nacionalista Canario muestra su preocupación por la situación que se está viviendo en las residencias de mayores y discapacidad en esta crisis del coronavirus, en lo que se refiere a la protección de los usuarios y personal de las residencias de mayores y discapacidad en Canarias.

Para los nacionalistas es tremendamente preocupante que la Consejería de Consejería de Derechos Sociales, Igualdad, Diversidad y Juventud no haya articulado ninguna medida preventiva de los contagios en estos servicios y, por ello, trasladarán su preocupación al presidente de Canarias en la próxima reunión con los portavoces parlamentarios, que está previsto celebrarse el próximo lunes.

La responsable de Políticas Sociales del Grupo parlamentario, Cristina Valido, apunta que por el momento, “no conocemos qué medidas se han articulado para los miles de mayores y trabajadores de las residencias citadas que actualmente carecen de equipos de protección o están bajo mínimos”. Trabajadores, usuarios y familias “nos han trasladado su preocupación ante la sensación de abandono ya que no se les ha contactado, ni apoyado, ni siquiera supervisado” con el agravante de que son la población más vulnerable según todos los expertos.

Valido recuerda que es la Consejería de Derechos Sociales del Gobierno de Canarias la responsable de la inspección y control del cumplimiento de las medidas de protección ante el coronavirus en estos centros; “centros que”, insistió, “no han recibido ni siquiera mascarillas”. De hecho, los trabajadores que salen y entran a diario “no tienen el mínimo equipo protector para asegurar también a sus familias: nos preocupa ese vacío que debe atenderse de inmediato”.

La gestión de esta crisis sanitaria tiene muchas caras y todas ellas son importantes y en Canarias, apunta Cristina Valido, “creemos que se ha abandonado un sector importantísimo” como es el de las residencias de mayores y de discapacidad”, que se gestionan desde la Consejería autonómica y los cabildos.

Grupo Parlamentario

Barragán pide al Gobierno celeridad en las medidas adoptadas para la dotación de material sanitario

El portavoz del Grupo Nacionalista Canaria, José Miguel Barragán, ha reafirmado esta mañana, el compromiso de Coalición Canaria y del grupo parlamentario para trabajar ‘codo con codo’ con el Gobierno de Canarias la emergencia provocada por el coronavirus, a la vez “que realizamos un seguimiento de la acción del Gobierno para sugerir y proponer otras medidas que no se hubieran contemplado”.

En este sentido, “lo primero que le hemos pedido al Gobierno es que garantice la dotación de material sanitario, especialmente tests para la detección del COVID19 y Equipos de Protección Individual (EPIS) para el personal”, que garantice su seguridad y evite la propagación del virus entre este colectivo.

“Nos preocupa mucho que el 22% de los afectados por esta enfermedad en Canarias sea precisamente estos profesionales sanitarios, aquellos que están en la primera línea de batalla contra el COVID19”, lamentó el portavoz y el presidente nos aseguró que “en un día estaría todo el material de protección en Canarias”.

Asimismo, Barragán reclamó al Gobierno una gestión eficaz y mayor  coordinación del Área sanitaria y de ésta con el resto de áreas del Gobierno, para que las decisiones tomadas y los medios disponibles en la Comunidad Autónoma contribuyan a mejorar la atención sanitaria, ·”creemos que se puede hacer más y se puede hacer mejor, por ello pedimos mayor agilidad al Gobierno para que vaya por delante de los acontecimientos, tanto en  la protección de los facultativos como en solventar las dificultades que los ciudadanos nos encontramos en el día a día, ante esta situación excepcional que estamos viviendo”.

Por otra parte, “valoramos positivamente los cambios que ha efectuado el presidente Torres en la dirección de la emergencia,  y le invitó a tomar todas aquellas medidas que la situación vaya requiriendo: en primer lugar clarificar y reforzar la cadena de mando, y en segundo lugar incorporar representantes del personal sanitario en el comité de dirección. Con estos cambios  “esperamos que la mejora en la gestión sea pronto visible”, destacó.

En cuanto al presupuesto disponible, Barragán, además de mostrar su preocupación por la liquidez futura del Gobierno de Canarias,  calificó de buena noticia que finalmente el Estado y la Unión Europea puedan flexibilizar la política fiscal, y que en Canarias podamos hacer uso del superávit y recibir las entregas a cuenta correspondiente a la financiación autonómica. El portavoz nacionalista planteó la necesidad de ir trabajando sobre las modificaciones que tendrán que realizarse a los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma dada la situación de crisis económica derivada de esta pandemia.

Por otra parte y a una pregunta de José Miguel Barragán, el presidente le confirmó que “reforzarían el personal de la Dirección de Trabajo para para atender a los procedimientos administrativos derivados de los ERTES”.

Otra de las preocupaciones del  Grupo Parlamentario son los turistas que en caso de no encontrar aviones para trasladarse a su país de origen tampoco tengan instalaciones hoteleras en las que hospedarse, “situación que el presidente se comprometió a estudiar”.

Asimismo, y en una situación de carácter global, en el que toda la humanidad está afectada, y de consideración total, porque se ven afectados todos los ámbitos de nuestra vida, la incertidumbre y el temor ahonda en nosotros. Por eso pedimos al Gobierno de Canarias, el más cercano en nuestro territorio alejado y fragmentado, que refuerce sus equipos de comunicación para que exista una referencia adaptada a Canarias, en las medidas tomadas en el ámbito estatal, en perfecta coordinación con los operativos del resto del Estado y Comunidades Autónomas, que nos aporte cierta seguridad en una situación de incertidumbre.

Lo importante en una emergencia es contar con un mensaje único pero adaptado a la realidad de cada uno de los territorios, y por nuestras características singulares, requerimos de portavoces autorizados y cualificados desde el Gobierno de Canarias y desde la Delegación del Gobierno. Madrid, como en muchas otras ocasiones, se olvida de adaptar sus normativas y/o comunicaciones a la realidad singular de las Islas.

Barragán recordó, finalmente, que Coalición Canaria, desde el principio de esta emergencia, se ha puesto del lado del Gobierno de Canarias para desde nuestra experiencia y nuestra responsabilidad, como principal fuerza de la oposición, ser constructivos e intentar plantear soluciones que el Gobierno no ha podido abarcar.

En este sentido a través de cinco comunicaciones que desde el partido se han trasladado al Gobierno de Canarias, hemos planteado iniciativas para reforzar la economía, proteger a los autónomos, mejorar la atención sanitaria y prestar especial atención a los mayores y a todos aquellos que requieran recursos sociosanitarios.

En el día de ayer se remitió un paquete de propuestas que contemplan medidas dirigidas a garantizar el abastecimiento de producto local a la población a la vez que se vela por la supervivencia del sector que está viviendo un momento crítico.

Y finalmente, esta mañana, se enviaron nuevas propuestas sobre medidas contra el coronavirus en dependencias judiciales.

 

 

Mario Cabrera

Opinión. Fuerteventura, isla y familia

Mario Cabrera.-

Desde nuestro partido apoyamos todas y cada una de las medidas que las distintas instituciones están tomando para combatir la extensión del Coronavirus. Y las que se apliquen a partir de ahora, también. Todas.

Este es el momento de la unidad y de aportar en positivo.

Nadie tiene la solución perfecta y todo el mundo, en el ámbito de sus competencias, está intentando hacer lo mejor posible.

Seguro que se han cometido errores, que incluso ahora son hasta contraproducentes. Pero entendemos que siempre se actúa buscando lo mejor. No es tiempo para discrepar.

En esta línea constructiva, también nosotros desde CC-PNC-AHI, desde Coalición Canaria, desde AM-CC, estamos aportando propuestas en todas las instituciones con el ánimo de ayudar.

Son, por un lado, iniciativas que creemos necesario aplicar de forma inmediata ante la extensión de esta infección. Porque nos preocupa mucho que los grupos sociales más sensibles se vean ahora especialmente perjudicados.

Pensamos de los mayores que viven solos, y que se encuentran con problemas hasta para acceder a un supermercado donde comprar sus alimentos. Por no decir de los que requieren de atención especial y personalizada.

Nos preocupan las familia con escasos recursos. Los niños que participaban en programas de desayuno y almuerzo en el colegio, porque en casa no lo tenían.

Los enfermos por otras patologías, que no saben muy bien cómo serán atendidos ahora.

Y, por supuesto, nos preocupa la concienciación ciudadana para evitar nuevos contagios, y atender a los ya infectados.

Ahora es cuando tenemos que demostrar que Fuerteventura, más que una isla, es una familia.

Con precaución y con respeto estricto a todas las recomendaciones. Pero sobre todo con mucho cariño hacia los más necesitados.

Junto a la alarma inmediata, de ahora mismo, también encaramos la preocupación por los próximos meses.

Nadie tiene que venir a explicarnos lo que significa el sector turístico para la Isla.

Antes del turismo los majoreros teníamos que emigrar para sobrevivir. Con el turismo, la isla creció como nunca pensamos.

¿Qué pasará con tantas familias afectadas por el parón turístico?¿Cómo podrán afrontar estas próximas semanas o meses acosados por el desempleo y sus consecuencias? ¿Qué será de los autónomos, de los pequeños empresarios, de los profesionales que directa o indirectamente viven del turismo?

No creo que haya soluciones milagrosas. Pero sí un camino en el que, con el mismo ánimo constructivo que mencionaba antes, tenemos que avanzar.

Necesitamos planificar ya, desde que las autoridades sanitarias lo autoricen, la recuperación turística.

Debemos conseguir su calificación como sector estratégico, pero en clave social.  Que las grandes cifras y las medidas no se queden en los informes numéricos. Sino que bajen a la realidad de las necesidades de las familias, para que la economía que genere acabe dinamizando a los otros sectores de actividad.

Nos recuperaremos, pero para lograrlo hay que recurrir a dos herramientas: trabajar unidos y priorizar el carácter social de las medidas que se adopten.

Nuestros mayores sabían mejor que nadie sobrevivir a las sequías y convivir con la pobreza que durante generaciones ha condicionado la vida de la sociedad majorera.

Lo conseguían trabajando unidos, porque en Fuerteventura, isla también significa familia.

Narvay Quintero

Opinión. El producto local frente a una crisis global

Narvay Quintero.-

Vivimos un episodio sin precedentes por la vertiginosa expansión de un virus que ha vuelto a poner sobre la mesa, con más dureza que nunca, lo extremadamente frágiles que somos ante una pandemia que, una vez que remita, nos obligará a todos a reflexionar sobre nuestro futuro, especialmente en un territorio alejado y fragmentado como Canarias.

La contención del coronavirus y la atención a las personas afectadas es la principal prioridad de todos los Gobiernos. Sin embargo, la limitación de los desplazamientos, el cierre de fronteras y la cancelación de miles de vuelos y líneas marítimas nos va a llevar a volver la vista sobre nuestro propio territorio para descubrir que la respuesta a una crisis mundial se encuentra en el trabajo que, con mucho esfuerzo, realizan cada día miles de hombres y mujeres en el campo y el mar canario.

Siempre han estado ahí y, pese a las adversidades que han tenido que superar, son y serán la mejor garantía siempre. Esta situación que ahora vivimos con profundo desasosiego nos muestra la importancia de los productos de proximidad. Muchas cosas que dábamos por sentadas ahora son inciertas. Algunas quizá no vuelvan. Y frente a tantas adversidades nos encontramos ante la oportunidad de cambiar nuestras costumbres y hábitos alimenticios e introducir lo mejor de nuestra tierra.

Esta crisis es una ocasión única para descubrir que muchos de los desafíos globales pasan por soluciones locales. Y como en toda crisis, cabe esperar que aprendamos algunas lecciones que nos sirvan para estar mejor preparados para la siguiente. Y una de esas lecciones, que no hemos sido capaces de asumir pese a las crecientes advertencias del cambio climático, es apoyar a la agricultura, ganadería y pesca como parte del compromiso con el futuro de nuestra tierra.

Espero que la expansión del coronavirus se contenga cuanto antes, con el apoyo de los héroes de esta pandemia, nuestros sanitarios, y confío también en que seamos capaces de concienciarnos sobre la importancia de nuestro sector primario no solo para ser autosuficientes sino también para la recuperación de nuestro paisaje. Es el mejor antídoto contra los incendios forestales y la mejor garantía para superar los episodios de aislamiento que ya creíamos que formaban parte del pasado.

Ellas y ellos son los guardianes de nuestro paisaje, pero son también los hombres y mujeres que, si se lo permitimos, nos ofrecerán la mejor alimentación del futuro. Hombres y mujeres que han aparcado sus reivindicaciones por el coronavirus, pero que pronto volverán a reclamar justicia. De momento, de manera callada, continúan trabajando para seguir alimentando a nuestra sociedad, pero no podemos dar por hecho que siempre estarán ahí. Nada es para siempre. Y su supervivencia pende de un hilo.

 

Grupo Nacionalista Canario