Díaz Estébanez

Díaz-Estébanez lamenta el tiempo perdido en la gestión sanitaria por la falta de material de atención y protección suficiente

El diputado del Grupo Nacionalista Canario, José Alberto Díaz-Estébanez, ha lamentado, esta mañana, en su intervención en la comparecencia del consejero de Sanidad del Gobierno, “el tiempo que se ha perdido en la lucha contra el coronavirus en la gestión sanitaria, por incapacidad del equipo directivo del área y por la falta de material”.

En este sentido, el diputado destacó tanto aciertos como errores, pero todos ellos relacionados con el tiempo y la oportunidad de las decisiones. “La mayoría de las decisiones son correctas, pero su eficacia viene condicionada por el momento en que son tomadas”, señaló.

Es el caso del suministro autónomo del material sanitario sin dependencia del Gobierno Central (EPIs, mascarillas, test, etc), también con excesivo retraso por el fracaso del Gobierno central en su intento de “centralización de las compras” y su mala distribución.

Esa carencia de material de protección para el personal sanitario, que aún hoy es insuficiente, y que mucho tiene que ver con el porcentaje de contagios entre este personal, “al que no se le puede proteger sólo con aplausos y palabras de ánimo”. Es frecuente hablar de “guerra al Coronavirus y que ellos están en primera línea de trinchera: pues bien, no se puede enviar a un soldado con tirachinas y chalecos de cartón”, ironizó.

Se echó en falta el mayor control sobre las Residencias de Mayores,  “hasta tres semanas después de la declaración de Alarma no se anunció la coordinación con la Fecai, y no ha sido hasta anteayer cuando se han comenzado a realizar los primeros test en residencias de forma sistemática”, evidenció.

También faltó celeridad en el relevo  en la Consejería de Sanidad, “correcto pero tardío, para sustituirlo con personal competente y con experiencia en la gestión sanitaria”, recordó.

Díaz-Estébanez insistió en la posición del Grupo Nacionalista, que seguirá siendo de lealtad responsable, unidad y colaboración y aportación de propuestas, con medidas detalladas prácticamente en todos los sectores. “Pero no confunda esta lealtad responsable con la adhesión inquebrantable, más propia de otros regímenes; ni siquiera con el silencio cómplice allí donde legítimamente creamos que se han cometido errores”, matizó.

No parece sensato o razonable, por ejemplo, utilizar como portavoz sanitario en algunas islas a sus presidentes del Cabildo (como ha ocurrido en Fuerteventura, Lanzarote o La Palma) para usar los datos (a veces, distintos a los de la propia Consejería) y de forma unilateral, “o tampoco parece razonable que para publicitar la entrega de material, se emplee un helicóptero del GES para llevar a El Hierro dos cajitas, que contenían 22 mascarillas y 15 test; o que hicieran lo mismo en La Palma, no sólo con el helicóptero del GES, sino también de la Guardia Civil; o que se anuncie a bombo y platillo un cargamento de 50.000 tests a Fuerteventura (como para decir que se haría a toda la población) cuando el avión sólo hizo “escala” para volar después a Gran Canaria”.

Para el diputado nacionalista, las formas también son importantes, y lamentó que se “especulara con el concepto de Canarias como laboratorio experimental de cómo evoluciona la enfermedad, como si fuéramos un posible conejillo de indias. “El mero hecho de propagarse ese concepto indigna a nuestros ciudadanos y desde CC-PNC siempre hemos defendido modular las medidas a nuestras singularidades territoriales, pero nunca experimentos sin garantías”, insistió.

Noticias relacionadas

Grupo Nacionalista Canario