Oswaldo Betancort

Oswaldo Betancort: “La tercera ola ha puesto en evidencia las deficiencias del sistema sanitario de Lanzarote”.

El diputado del Grupo Nacionalista Canario, Oswaldo Betancort, se ha dirigido al consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, Blas Trujillo para plantearle la pregunta que en estos momentos se hace toda Lanzarote y La Graciosa: “¿por qué seguimos en nivel de alerta 4 después de haber respondido con éxito a las restricciones impuestas y mejorado los datos de forma notable?

“Si el argumento que esgrime el Gobierno de todos los canarios es la presión hospitalaria en la UCI (Unidad de Cuidados Intensivos) del Hospital Doctor José Molina Orosa —apunta Betancort—, nos preguntamos si esta isla tiene la dotación y la capacidad asistencial que se merece con 150 mil habitantes censados además de la población flotante que soportamos”.

Asimismo, el parlamentario nacionalista ha insistido en conocer cuál va a ser el plan de contingencia ante una más que posible cuarta ola en el mes de marzo, puesto que, tal y como anuncian los expertos, la variante británica es entre un 30 y un 70% más transmisible y puede causar enfermedades más graves y un aumento de las muertes y hospitalizaciones.

“Una vez más, y es una cuestión de vida o muerte, se pone de relieve que somos ciudadanos de segunda y nos sentimos agraviados por permanecer en un nivel de restricciones tan alto sin que se adopten medidas que no nos perpetúen a la máxima alerta con el efecto demoledor que supone para la economía”, denuncia el diputado, que considera que “el problema seguirá estando ahí aunque cumplamos con todos los indicadores, menos con el que no depende de nosotros, como es la capacidad asistencial”.

Y es que, lamenta Betancort, contar con tan solo 10 camas UCI en condiciones normales es totalmente insuficiente, dado el número de población y el de plazas turísticas.

“Tras un año de pandemia, no consideramos suficiente la reconversión de recursos del Hospital para la atención de los pacientes críticos, que contempla la ocupación de camas de cirugía o reanimación, con la falta de asistencia que ello conlleva hacia posibles pacientes con otras afecciones, y lamentamos que la única previsión en esta tercera ola haya sido restar camas a otras unidades igualmente necesarias, lo que pone en evidencia la deficiencia del sistema sanitario insular, que no ha sido actualizado durante la pandemia y ahora estamos pagando las consecuencias”, ha lamentado el diputado, que ha querido agradecer y reconocer el sobreesfuerzo y la coordinación de los profesionales sanitarios.

“Si el argumento que esgrime el Gobierno de todos los canarios es la presión hospitalaria en la UCI (Unidad de Cuidados Intensivos) del Hospital Doctor José Molina Orosa —apunta Betancort—, nos preguntamos si esta isla tiene la dotación y la capacidad asistencial que se merece con 150 mil habitantes censados además de la población flotante que soportamos”.

Asimismo, el parlamentario nacionalista ha insistido en conocer cuál va a ser el plan de contingencia ante una más que posible cuarta ola en el mes de marzo, puesto que, tal y como anuncian los expertos, la variante británica es entre un 30 y un 70% más transmisible y puede causar enfermedades más graves y un aumento de las muertes y hospitalizaciones.

“Una vez más, y es una cuestión de vida o muerte, se pone de relieve que somos ciudadanos de segunda y nos sentimos agraviados por permanecer en un nivel de restricciones tan alto sin que se adopten medidas que no nos perpetúen a la máxima alerta con el efecto demoledor que supone para la economía”, denuncia el diputado, que considera que “el problema seguirá estando ahí aunque cumplamos con todos los indicadores, menos con el que no depende de nosotros, como es la capacidad asistencial”.

Y es que, lamenta Betancort, contar con tan solo 10 camas UCI en condiciones normales es totalmente insuficiente, dado el número de población y el de plazas turísticas.

“Tras un año de pandemia, no consideramos suficiente la reconversión de recursos del Hospital para la atención de los pacientes críticos, que contempla la ocupación de camas de cirugía o reanimación, con la falta de asistencia que ello conlleva hacia posibles pacientes con otras afecciones, y lamentamos que la única previsión en esta tercera ola haya sido restar camas a otras unidades igualmente necesarias, lo que pone en evidencia la deficiencia del sistema sanitario insular, que no ha sido actualizado durante la pandemia y ahora estamos pagando las consecuencias”, ha lamentado el diputado, que ha querido agradecer y reconocer el sobreesfuerzo y la coordinación de los profesionales sanitarios.

Noticias relacionadas

Grupo Nacionalista Canario