El Grupo Nacionalista Canario insiste en que el reconocimiento de la doble insularidad debe ser una batalla constante

El Grupo Nacionalista Canario ha insistido, esta mañana, que el reconocimiento de la doble insularidad, propuesto en la reforma del Estatuto de Canarias, debe ser una batalla constante que debe contemplar, además, “la triple insularidad que sufren los habitantes de La Graciosa”.

Así lo ha puesto de manifiesto David de la Hoz en su intervención ante la PNL presentada por la Asociación Socialista Gomera (ASG), en relación con los sobrecostes de la doble insularidad, que según el diputado debe ser contabilizada, especialmente en  los costes que son cambiantes en el tiempo y en el espacio.

“Cuantificar lo que le cuesta a una familia de Lanzarote o Fuerteventura mandar a sus hijos a estudiar a una de las universidades,  cuantificar lo que le cuesta a un palmero  acceder a una oferta cultural variada y de calidad, o lo que le cuesta a los gomeros la  cesta de la compra, o los costes que le supone a una explotación agrícola o ganadera de la isla de El Hierro para que su actividad sea viable y que compita en igualdad de condiciones que cualquier  explotación de Tenerife o Gran Canaria, y  “lo que supone una consulta médica o cualquier gestión administrativa a una vecina de La Graciosa”.

Estos sobrecostes deben ser estudiados de manera específica por la Consejería de Economía, Industria y Conocimiento, e incluir asimismo los derivados del transporte marítimo y aéreo y la situación de cada Isla para valorar los problemas más graves que les afectan.

Para el diputado nacionalista “la doble o triple insularidad es una realidad que se suma a las dificultades marcadas por nuestra condición de Región Ultraperiférica, por nuestra lejanía o por nuestros mercados reducidos y fragmentados”.

Noticias relacionadas

Grupo Nacionalista Canario