Antonio Castro

La Comisión de Obras Públicas aprueba la necesidad prolongar el dique de atraque del Puerto de Tazacorte

La Comisión de Obras Públicas ha aprobado esta mañana una Proposición No de Ley (PNL) por la que se insta al Gobierno de Canarias, en base a lo aprobado por unanimidad en el Dictamen de la Comisión sobre la situación del transporte en Canarias, a realizar los estudios técnicos y económicos que posibiliten la prolongación del dique de atraque actual del Puerto de Tazacorte, habilitándolo para buques de más de 200 metros de eslora y la construcción de un contradique que resguarde la dársena portuaria de los fenómenos meteorológicos de tiempo sur.

El diputado del Grupo Nacionalista Canario (CC-PNC), Antonio Castro, que fue el promotor y autor de esta iniciativa, recordó que esta propuesta “se fundamenta en trabajos técnicos, jurídicos y económicos de Puertos de Canarias, realizados en 2005, que concluyen en la viabilidad de esta infraestructura”.

En este sentido, hay que destacar que ya en la actualidad los ingresos anuales del puerto ascienden a más de 300.000 euros, entre la actividad de atraques deportivos y embarcaciones de recreo. Dado el incremento el turismo de cruceros, de más del 10% anual, “podemos considerar que el Puerto de Tazacorte tiene grandes posibilidades sin menoscabar la importancia del de Santa Cruz de La Palma, así como está llamado a que el Gobierno establezca una Obligación de Servicio Público (OSP) entre Tazacorte, Valle Gran Rey y Valverde”, anunció el diputado.

La Historia del Puerto de Tazacorte se remonta a 1896, cuando el Gobierno de España decidió incluirlo  en un Plan General de Puertos y cuyas obras, no exentas de dificultades se iniciaron en 1934 y finalizaron 1946.

El nuevo Puerto de Tazacorte se llevó a cabo por la Mancomunidad de Cabildos de Santa Cruz de Tenerife, en el año 1978, como solución a los problemas del pequeño embarcadero que existía. El cambio se decidió porque la zona marítima del embarcadero carecía de profundidad suficiente para un adecuado calado y también por no existir posibilidad alguna para un área de servicios, descartando por lo tanto su ampliación.

El actual puerto, situado al sur del Barranco, se fue afectando año tras año por los arrastres de áridos provocados por las avenidas de agua, procedentes de la Caldera de Taburete. Para solucionar el problema, en 1998, se acometieron obras de dragado de la dársena a la vez que se procedió a la elaboración de estudios para la expansión de dicho puerto, y planificar un adecuado desarrollo, con vistas a disponer de las infraestructuras para la pesca, atraques de embarcaciones deportivas, dique comercial para turismo y pasajeros y una adecuada área de servicios.

Las actuaciones realizadas a lo largo de más de quince años han hecho posible que el puerto cuente con varias de las infraestructuras planificadas, salvo un dique de atraque adecuado a los tipos de naves que operan en la actualidad, y que como se plantea en esta propuesta “está sobradamente justificada”.

Noticias relacionadas

Grupo Nacionalista Canario