Cristina Valido

Opinión. Extremen la precaución: Peligro de xenofobia

Cuidadito con los discursos que los carga el diablo. Existen asuntos con los que hay que andarse con mucho cuidado, rigor y responsabilidad. No podemos hacernos eco de las campañas en redes que nacen desde la ira y el racismo y se disfrazan de opiniones desinteresadas. Todo lo que tuiteamos o retuiteamos, escuchamos y repetimos, recibimos y enviamos, habla más de nosotros que de los mismos creadores del mensaje.

Quien huye del hambre, de la miseria, de la falta de democracia y derechos, o de la guerra, nunca puede ser culpable. Quien se juega la vida por una vida mejor, hoy son ellos, pero mañana podemos volver a ser nosotros, no puede ser nunca culpable por negarse a vivir donde no se puede vivir.

Nuestra situación geográfica ha supuesto el paso de millones de personas de otras tierras a lo largo de la historia, somos además fruto del mestizaje y hemos vivido la necesidad de emigrar bordeando en peligro y sin certeza alguna de éxito.»Los culpables de nuestros males no viven ni huyen de África»

Sabiendo que en los próximos tiempos la situación mundial se complicará y que millones de personas en África intentarán escapar del hambre, España no puede esperar más para hacer en Canarias las inversiones necesarias y construir o rehabilitar recursos alojativos que cumplan con los derechos humanos, fijando además el número de plazas a partir del cual las personas serán derivadas a centros del continente evitando así colapsar los recursos canarios de primera acogida. Canarias no puede hacer otra cosa que asumir la primera atención, en condiciones y con garantías, no solo puede sino que debe ofrecer los primeros cuidados hasta donde las plazas que se determinen lo permitan.

El Estado debe asumir y ejercer sus competencias, y con Europa, vigilar y controlar sus fronteras, poniéndolo difícil a unas mafias que trafican con seres humanos sin ningún escollo en el camino, haciendo caja con la miseria y las vidas de muchos. Pero esto ha de ser compatible con la humanidad y solidaridad que nos es exigible, con la lucha contra el oportunismo y los mensajes que desforman y manipulan la realidad, que ponen el foco en las desgraciadas víctimas de la desigualdad y de la falta de una verdadera cooperación internacional, como si tuvieran alguna responsabilidad en lo que nos pasa a nosotros, como si ellos tuvieran algo que ver con lo que nos está ocurriendo, y que en muchas ocasiones es solo irresponsabilidad nuestra. Es lo que siempre se llamó buscar chivos expiatorios. Que injusticia tan escandalosa y descarada. Los culpables de nuestros males no viven ni huyen de África ni nos perjudican en ningún modo. Nos perjudican quienes no nos atienden, ni a ellos ni a nosotros, quienes no aportan soluciones ni ayuda y miran para otro lado.

Canarias debe ser conocida como una tierra singular y única, donde el racismo nunca arraigó y donde todos aquellos que pretendieron enfrentarnos a los más débiles jamás fueron escuchados. Menos videos interesados, con información sesgada y sin rigor lanzados a las redes y a los whatsapp, para generar opiniones favorables al rechazo, y más conocer al vecino y su situación para comprender como de absurdos son tantos comentarios. Más acercarnos a una realidad que es tan próxima, y recordar que todo lo que les pase, todo lo que allí pase a nuestros vecinos. más pronto o más tarde terminará afectándonos, y esto no es discutible.

Noticias relacionadas

Grupo Nacionalista Canario