Socorro Beato

Opinión. Hacia una economía más ecológica y más circular

Socorro Beato. Diputada por Tenerife.

Canarias es la segunda comunidad del Estado por volumen de residuos indiferenciados por habitante, tras las Islas Baleares, superando en más de un 20% la media del Estado. En tratamiento selectivo de residuos, Canarias se sitúa en el cuarto lugar de España con un 40% más que la media estatal en kilogramos y habitante año.

La gestión de nuestros residuos tiene algunas singularidades derivadas de nuestra condición insular y del turismo como nuestra principal actividad económica. Contamos con un volumen de población turística flotante que también es generadora de residuos.

Dar respuesta a las singularidades del Archipiélago, de acuerdo con la normativa estatal y comunitaria, y establecer un reparto de responsabilidades entre las distintas administraciones (la municipal, la insular y la autonómica) ha de ser uno de los objetivos del futuro Plan de Gestión de Residuos y el Programa de Prevención de Residuos que elabora el Gobierno de Canarias.

Compartimos con el Ejecutivo la prioridad de desarrollar un sistema integral de residuos y la recuperación ambiental de los vertederos ilegales para paliar la incidencia de los residuos sobre los ecosistemas de las islas y orientado a reducir su generación, fomentando las tres erres: recuperación, reutilización, reciclaje y cualquier otra forma de valoración de los mismos.

Es evidente que hay que incidir en la prevención para reducir la generación de residuos. No obstante, hay veces en que los residuos resultan inevitables. En  esos casos, la apuesta debe ser por reutilizar, reciclar y recuperar todo lo que pueda constituir un recurso valioso, utilizando los residuos como base para crear empleo y reducir la presión sobre los recursos naturales.

Tenemos aún una dependencia excesiva de los vertederos y no son suficientes los sistemas de recogida selectiva. Esto es un problema general que afecta a España e incluso, salvo algunas excepciones, al conjunto de Europa, no sólo es un problema de Canarias.

Si tomamos como ejemplo lo que hacen en algunos países europeos vemos que contemplan la utilización de instrumentos económicos e incentivos para promover la prevención, la reutilización y el reciclado y, junto a los incentivos, medidas de disuasión para inducir a empresas y consumidores a optar por métodos de fabricación y productos más ecológicos con eliminación progresiva de incentivos a la industria, el transporte, la agricultura y la energía que fomenten el uso de productos y procesos contaminantes o de alto consumo energético.

Sin duda, todos tenemos que ser más conscientes de las ventajas de pasar a una economía más ecológica y más circular. Avanzar desde una economía lineal basada en producir, consumir y tirar hacia una economía circular que reincorpore al proceso productivo, una y otra vez, los materiales que contienen los residuos para elaborar nuevos productos.

A los beneficios ambientales y el ahorro económico que ofrece la economía circular hay que añadir un alto potencial de creación de empleo. La Agencia Europea del Medio Ambiente apunta que los beneficios del reciclado y la reutilización son mayores y crean más empleos que los derivados de los sistemas tradicionales de incineración y vertido de residuos.

Por eso es tan importante que Canarias se sume a proyectos eco-innovadores como el Proyecto Europeo URBAN WASTE, aprobado por la Comisión Europea y destinado a mejorar la gestión de los residuos en zonas turísticas.

A nivel europeo la composición de la basura y los patrones de producción, consumo y basura en ciudades turísticas aún no son bien conocidas, por lo que las conclusiones del proyecto permitirán elaborar estrategias de prevención y mejora de las políticas de gestión de los residuos urbanos en áreas turísticas.

Que todas las administraciones públicas dispongan de una buena estrategia y una planificación es esencial, por eso es importante que el Gobierno haya consignado en su presupuesto para este ejercicio la dotación de 100.000€ necesarios y que ya se haya licitado el servicio para la elaboración del Plan de Gestión de Residuos y el Programa de Prevención de Residuos de Canarias.

Estas iniciativas no deben ser las únicas porque es necesario que todos los cabildos insulares cuenten con sus respectivos planes territoriales de residuos. Estamos seguros que el Gobierno de Canarias brindará el apoyo técnico necesario a las corporaciones que aún no disponen de planes.

Esta planificación permitirá afrontar los desafíos de la gestión, recuperación, reciclaje y valorización  y dotar  de herramientas para fomentar la concienciación ciudadana y la corresponsabilidad de los gestores autorizados y de las administraciones para avanzar hacia los objetivos previstos en la Estrategia Europa 2020 hacia una economía circular y en el cumplimiento de los parámetros que determina la Directiva Marco Europea de residuos.

 

Noticias relacionadas

Grupo Nacionalista Canario