Socorro Beato

Opinión. Incidente en Barajas y el futuro de Venezuela

Socorro Beato.-

Desde noviembre de 2017, el Consejo la Unión Europea adopta una Decisión, relativa a medidas restrictivas habida cuenta de la situación en Venezuela, incorporando sanciones contra quienes participan en el incumplimiento de los principios democráticos y del Estado de Derecho y la violación de los derechos humanos en ese país.

Posteriormente, en una segunda Decisión de junio de 2018, se amplía la lista de personas sujetas a sanciones por violaciones de los derechos humanos y por socavar la democracia y el Estado de Derecho en Venezuela. En este momento hay en total veinticinco personas en la lista de sanciones. Entre ellas se incluye Delcy Eloína Rodríguez Gómez, Vicepresidenta de la República Bolivariana de Venezuela. Entre los motivos que esgrime el Consejo para su sanción está que “fue presidenta de la Asamblea Constituyente ilegítima y fue miembro de la Comisión Presidencial para dicha Asamblea. Sus acciones en el marco de la Comisión Presidencial y, a continuación, como presidenta de la Asamblea Constituyente ilegítima han menoscabado la democracia y el Estado de Derecho en Venezuela, en particular mediante la usurpación de las competencias de la Asamblea Nacional y su utilización para atacar a la oposición e impedirle su participación en el proceso político.”

Las sanciones comportan restricciones de la admisión en la Unión Europea en virtud de las cuales los Estados miembros adoptarán las medidas necesarias para impedir que entren en su territorio o transiten por él las personas responsables de violaciones o abusos graves de los derechos humanos o de la represión de la sociedad civil y la oposición democrática en Venezuela y las personas cuya actuación, políticas o actividades menoscaben de otro modo la democracia o el Estado de Derecho en Venezuela. En este segundo supuesto se encuentra, la Vicepresidenta, Delcy Rodriguez.

A pesar de esto ha trascendido el viaje, la estancia en el aeropuerto de Madrid-Barajas y el encuentro con el Ministro José Luis Ábalos, de la Vicepresidenta de Maduro.

El oscurantismo, la improvisación y las medias verdades han rodeado el encuentro del ministro Ábalos con la vicepresidenta venezolana. Se han venido ofreciendo hasta cerca de una decena de versiones distintas sobre los hechos. Inicialmente, el ministro hablaba de un “saludo forzado” en el interior de la aeronave. Extremos que se han venido cambiando hasta enterarnos de que la vicepresidenta de Maduro, transitó por el aeropuerto, cambió de terminal y pernocto en la Sala Vip. Una de las últimas versiones, reconoce que el Ministro tuvo un segundo encuentro con la Vicepresidenta sancionada en dicha sala.

Muchas son las preguntas que tiene que responder el Ministro Ábalos y el Presidente Pedro Sánchez. ¿Porque nos han mentido? ¿Por qué fue el Ministro a Barajas cuando sus competencias no tienen nada que ver con lo sucedido?¿En calidad de que se reunió con Rodríguez? ¿Representaba al Gobierno de España o representaba al Partido Socialista? ¿De qué asuntos trató con la vicepresidenta de Venezuela? ¿Por qué se permitió que Delcy Rodríguez, aterrizara en Barajas, transitara por el aeropuerto y accediera a zonas que se encuentran bajo la soberanía del Estado Español?

A pesar de lo que nos ha querido contar el Gobierno, en su huida hacia adelante, sabemos que tanto el espacio aéreo como los aeropuertos están sometidos a la soberanía española y por tanto están vedados a la entrada y tránsito de los sancionados por la UE.

También nos tiene que aclarar si esta polémica tiene algo que ver con un giro de Pedro Sánchez y del Partido Socialista respecto a la política exterior con Venezuela, influido por sus socios de Gobierno. No olvidemos que el incidente coincide en la misma semana con la visita del líder opositor venezolano, y presidente de la Asamblea Nacional venezolana, Juan Guaidó, que en Madrid tan solo fue recibido por la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, en un encuentro fuera del ministerio y sin comparecencias.

En Canarias vivimos con honda preocupación el agravamiento de la situación política y la urgencia humanitaria. En Venezuela la situación es desesperada. La violencia y la escalada de tensiones se agravan. El hambre, la desnutrición, las enfermedades y la falta de oportunidades empujan al pueblo venezolano al éxodo masivo.

España por los lazos históricos, culturales y sociales está llamada a liderar en el marco de la Unión Europea una salida política, pacífica y democrática para las múltiples crisis que enfrenta ese país. Esperamos que estos incidentes se aclaren cuanto antes y no supongan la pérdida de credibilidad de España ante la UE para ser quien lidere ese proceso de paz, que devuelva la tranquilidad y la democracia a Venezuela.

Noticias relacionadas

Grupo Nacionalista Canario