Cristina Valido

Opinión. Ingreso mínimo vital, misión imposible

Cristina Valido.-

Seguro que Canarias será uno de los territorios en los que más personas necesiten solicitar esta prestación que el propio Gobierno de España define como derecho subjetivo de la ciudadanía, y que garantiza que va a estar disponible para quien lo necesite. El Ingreso Mínimo Vital está dirigido a prevenir la pobreza y la exclusión social, dirigido a las personas que carecen de recursos para cubrir sus necesidades básicas.

Con una profunda crisis económica, de alcance aún desconocido, en una tierra dedicada casi exclusivamente al turismo del que a su vez dependen otra importante cantidad de actividades económicas que indirectamente sostienen a otros tantos trabajadores como la propia actividad directa, InCanarias sin duda es uno de los territorios donde más necesario es. 50.000 parados más hoy, sin datos de sobre plazo o cuantías en la prometida prórroga de Ertes, que en Canarias suponen el único ingreso de 83.000 personas que a fecha de hoy, apenas una semana para que finalice la prórroga anterior, no saben que ocurrirá.

El porcentaje de población en desempleo supera con creces la media del Estado, y casi medio millón de personas según datos del Consejero de Hacienda vivían en economía sumergida y no han tenido derecho a ERTE ni a subsidio por desempleo.

Con este escenario nadie dudará que sea Canarias uno de los territorios que con más urgencia necesitará de la concesión del Ingreso Mínimo Vital que el Estado nos vendió, aprobó y que hoy es casi imposible obtener. 

A la consejera Noemí Santana preguntamos en sede parlamentaria, sin fortuna, por la estrategia para abordar la gravísima situación que viven tantísimos hogares canarios y que empeorará en los próximos meses sin duda alguna. Ante la inexistencia de estrategia alguna que la consejera pudiera esbozar ante toda la Cámara, solo una adecuada gestión del Ingreso Mínimo Vital de manera inmediata puede amortiguar el sufrimiento que esta crisis está generando a la ciudadanía en peor situación. Del Gobierno de Canarias, como mucho, esperamos que apruebe las enmiendas al «Ingreso canario de emergencia» que hemos presentado, y que suponen abrir de nuevo y lo antes posible el plazo para su solicitud, que solo estuvo abierto un mes y solo para quienes no hubieran cobrado nada en Marzo.

Una ayuda puntual que sin un ingreso mensual garantizado, por poco que sea, no resuelve nada, así que esperamos que la Renta Canaria de ciudadanía que exige la nueva Ley de Servicios Sociales aprobada por todos los grupos políticos en la pasada legislatura y recogida en nuestro Estatuto de Autonomía, llegue con urgencia al Parlamento, porque muchos de los plazos que está establecía ya se han superado.


 Es responsabilidad del Gobierno de Canarias exigir al Estado que dote adecuadamente a la Tesorería de la Seguridad Social, que cuente con el personal necesario para atender a las personas, presencial y telefónicamente.No puede atenderse a la población más vulnerable, con menos recursos y conocimientos tecnológicos, únicamente a través de plataformas digitales, eso significa dejar sin nada a quien debían ser los primeros en beneficiarse de una medida hecha para ellos, para su subsistencia. 

Más de 200.000 personas subsisten (con datos de los bancos de alimentos provinciales) con alimentos que distribuye el tercer sector, y gracias a las ayudas de emergencias de los ayuntamientos que antes de el peor momento que se espera en pocos meses ya anuncian estar desbordados y dando cita para la atención presencial con una media de dos a cuatro meses de retraso. Es absolutamente necesario que el Ingreso Mínimo Vital del Estado llegue a todas las familias canarias sin ingresos, es urgente que se cumpla lo aprobado, que se dote a los órganos gestores del personal necesario, sin ello, no quiero imaginar el año que nos viene, no puede ser que obtener lo que se ha establecido en el Congreso de los Diputados como derecho, el ingreso mínimo vital en vigor, sea misión imposible. 

Noticias relacionadas

Grupo Nacionalista Canario