El Grupo Nacionalista Canario no aceptará ninguna reforma electoral que rompa Canarias

El portavoz del Grupo Nacionalista Canario (CC-PNC), José Miguel Ruano, ha adelantado que “no aceptaremos ninguna propuesta de reforma electoral que rompa Canarias”. Éste será el hilo conductor de su intervención mañana en el Parlamento, en la que defenderá la creación de una Comisión que estudie la posibilidad de un nuevo sistema electoral, que “tenga en cuenta, como punto de partida, la propuesta que ya está incluida en la Reforma del Estatuto”.

Para Ruano el sistema electoral “debe adaptarse a la realidad demográfica actual y respetar el valor que la isla representa en el modelo político organizativo de Canarias: un solo pueblo disperso en siete territorios insulares sobre la base de los principios de equilibrio y solidaridad”.

“Estamos abiertos a cualquier propuesta que mejore significativamente lo que ahora tenemos”, señala Ruano, “pero cambiar sin más el sistema electoral, sin profundizar en el modelo organizativo territorial sería desequilibrar Canarias, romperla, en beneficio de las Islas más pobladas y en detrimento de las llamadas Islas periféricas, que no se sentirían suficientemente representadas en el Parlamento Canario.

Conjugar población y territorio no es fácil, “no contamos con ejemplos en nuestro entorno que sirvan de guía” y somos un territorio singular, con islas diversamente pobladas que están configuradas como circunscripciones.

En los últimos 30 años, la fórmula que ha regido el sistema electoral, la triple paridad, ha aportado el necesario equilibrio y solidaridad entre las Islas, y ha contribuido a conseguir mayores niveles de bienestar y desarrollo de Canarias. Desde 1996 las barreras electorales son del 6%, en el ámbito autonómico; y del  30%, en el insular. Como se recordará, la reforma del Estatuto de Canarias propone su reducción al 3% y 15%, respectivamente.

El rechazo a este modelo viene, principalmente, de las fuerzas políticas minoritarias e insularistas y por razones diversas: desde las posiciones insularistas, porque ven en tal medida una  discriminación hacia las fuerzas que no se aglutinan en torno a formaciones consolidadas en el conjunto de la Comunidad; y desde opciones minoritarias, pero con cierta implantación en las islas capitalinas, porque se les dificulta el acceso al Parlamento con el aumento de la barrera autonómica.

Noticias relacionadas

Grupo Nacionalista Canario